Entorno

LA AXARQUÍA

La Axarquía es la región malagueña situada al este de la provincia, limitada por los Montes de Málaga, la Comarca de Antequera, la provincia de Granada y el mar Mediterráneo. Es una región privilegiada por su clima y su geografía. Está compuesta por 31 municipios, siendo Vélez-Málaga el mayor y Archez el menor.Toda la zona septentrional y oriental de la Axarquía está formada por altas sierras. Sobresalen las siguientes cumbres: la Maroma ( 2065 m.) en la sierra Tejeda, Navachica (1832 m.) en la sierra Almijara y Chamizo ( 1632 m.) en la sierra del Jobo.

Los ríos y arroyos principales descienden hacia el mar con la dirección norte-sur. El más importante es el río Vélez, cuyos afluentes ( Bermuza, Alcaucín, Guaro, Benamargosa) recogen aguas provenientes de todas las sierras de la comarca.
El clima de la Axarquía es un clima mediterráneo, con veranos calurosos, inviernos suaves y precipitaciones escasas con una gran estación seca. Las ventajas climáticas han sabido ser aprovechadas para la agricultura. En toda la comarca abunda el olivo y el almendro, sobre todo en la zona norte, donde se les unen los cultivos de cereales y leguminosas. En los valles litorales el regadío ha posibilitado el cultivo de productos hortícolas y, sobre todo, de frutas subtropicales y de invernadero. Pero en la mayoría de los municipios sigue siendo la vid el cultivo predominante.
El pilar fundamental de la economía de la Axarquía lo constituye el turismo, dedicándose a esta labor mas del 35% de la población activa. Además, la construcción ha aportado gran cantidad de trabajo debido al impulso dado por el sector turístico.
La población total de la Axarquía supera los 125.000 habitantes, siendo el municipio más poblado el de Vélez-Málaga.

VÉLEZ-MÁLAGA

1- Situación

Vélez Málaga se encuentra a 60 metros de altitud sobre el nivel del mar, en la vega del río Vélez y dista 35 kilómetros de Málaga. La vega de Vélez Málaga y Torre del Mar son regadas por el río Vélez, al que afluyen los de Iznate, Benamargosa, Rubite, Almanchares y Almáchar, así como los arroyos del Paome, Almayate, Seco y Riachuelo. El término municipal, que comprende distintos núcleos de población diseminados en su entorno, posee una variada belleza paisajística plagada de contrastes: llanuras, huertas rodeadas de montes de secano, cultivos de frutos subtropicales, etc.

2- Historia

El nombre de Vélez Málaga procede del árabe Ballix Malaca, que significa “roca” o “fortaleza”. Algunos barrios, como el de la Villa, mantienen la huella árabe en cuanto a la fisonomía de sus calles y a la arquitectura. Esta zona se abría a la ciudad por cuatro puertas, de las que se conservan dos: Puerta Real y Puerta de Antequera. Cercana a la primera se encuentra la Fuente de Fernando VI, que data de 1758 y es de gran belleza en su conjunto, con ornamentación rococó.

Preside la ciudad la parroquia de Santa María la Mayor, edificio del siglo XVI que se construyó sobre la antigua mezquita. Los entendidos afirman que la iglesia fue fundada en el año 50 de nuestra era. Desde la Fortaleza, que data del siglo XIII y de la que se conservan algunos muros y su Torre de Homenaje, se domina toda la ciudad y sus contornos. La Fortaleza fue reconstruida en 1970. En ese mismo año la parte antigua de la ciudad de Vélez fue declarada conjunto histórico-artístico.

La iglesia del convento de San José de la Soledad, aunque muy deteriorada, ofrece una fachada de corte manierista del siglo XVII. Fue fundada por fray Antonio de Jesús en 1591. Hoy se ha reconstruido como teatro.

Por su importancia histórico-artística, no podemos dejar de destacar la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, de mediados del siglo XVII, así como la de la Virgen de la Cabeza (s.XVIII) y la de San Sebastián (S.XV). La casa de Cervantes constituye un bello edificio del último tercio del siglo XVI donde pernoctó el autor de El Quijote en las dos ocasiones que visitó la ciudad como recaudador de impuestos.

Dentro de la arquitectura religiosa, son motivo de interés las capillas callejeras, tales como la de Nuestra Señora de la Piedad, la de la Cruz del Cordero, Cruz del Arrabal y la de la Virgen de los Desamparados.

3- Fiestas

La Semana Santa veleña pone de manifiesto el sentir religioso de la ciudad. Las diferentes cofradías rivalizan por la belleza de sus pasos.
La fiesta de la Cruz, entre los días 27 de Abril y 3 de Mayo, conmemora la toma de la ciudad por Fernando el Católico con una divertida verbena.
El 16 de Julio, festividad del Carmen, los pescadores de Torre del Mar procesionan a su patrona por mar, acompañándola con barcas engalanadas y un castillo de fuegos artificiales.
A finales de septiembre se celebra la feria de San Miguel, con asistencia y participación cada año más multitudinaria.

4- Flora y agricultura.

La vegetación espontánea es escasa; sin embargo, la agricultura posee una elevada productividad. Abunda el cultivo de regadío, subtropicales, frutales y hortícolas, frutos tempranos y flor cortada, ornamentales, etc.

5- Gastronomía

La cocina veleña presenta una variedad muy rica en sabores de origen fenicio y árabe, y se apoya especialmente en el vino y en el aceite. Entre los platos típicos destacan el guisado de calabaza, las gachas, la berza, el ajoblanco y el ajobacalao, este último típico de Semana Santa. Tienen fama los maimones, los mostachones, las tortas de aceite y las batatas asadas.

6- Artistas veleños

En Vélez nacieron los escritores Aben Askar, autor de una colección de biografías de celebridades musulmanas malagueñas; Aben Manthur, de gran reputación literaria; Juan Vázquez Rengifo, historiador del siglo XVII; Francisco de Vedmar, beneficiado magistral y comisario del Santo Oficio de la Inquisición en Vélez, vicario de la ciudad y fundador del santuario de la Virgen de los Remedios; Manuel José Benito Anguita y Téllez (fray Rafael de Vélez), nombrado escritor general de provincia y de Indias.

Mención aparte merecen los escritores Antonio Segovia Lobillo, María Zambrano (Premio Cervantes en 1988) y el recientemente fallecido Joaquín Lobato Pérez

En la historia del cante jondo, Vélez tiene un importante capítulo que llenan, entre otros, Juan Breva y el Niño de Vélez.